QUE SI (no) SOMOS DELINCUENTES, QUE SI (no) SOMOS TERRORISTAS…

Mensaje navideño dirigido a todos aquellos espacios, colectivos y organizaciones cuyos miembros entienden que nunca habrá paz social mientras impere la injusticia y el abuso.
La siguiente cita tiene cuatro años y fue publicada en Barcelona, la misma ciudad donde hace pocos días un supuesto “operativo antiterrorista” llamado Operación Pandora se llevó por delante a 10 compañeras con el único fin de legitimar las reformas penales en curso (Ley Mordaza y Código Penal) mediante el “teatro de la seguridad”. Otra persona más fue detenida en Madrid. 7 de las 11 están ahora mismo en prisión. El estado señala a su antojo a los “terroristas”, sin pruebas y contra su propia ley, para convencer al resto de que son “buenos ciudadanos”. Para eso es capaz de sembrar el terror en cada esquina de libertad y autonomía, arruinar la vida a quien piensa y actúa contra la miserable forma de vida que nos impone el capitalismo, enviar a tanta gente a la cárcel como sea necesario “por la seguridad de España” y convencer a la audiencia de que se quede calladita y quietecita en casa, sin hablar con el vecino (no sea que hablando se conozcan y entiendan), escuchando las mentiras del ministro, la Audiencia Nacional, la policía y los grandes medios de comunicación.  Esta es la cita (entonces dirigida a los universitarios movilizados contra Bolonia):

El asedio mediático que se nos impone requiere de las diferentes personalidades entendidas en la materia: técnicas, catedráticas, políticas, sindicalistas… y del aparato mediático que se despliega para humillar a las contestatarias. Una vez han dejado claro que la minoría radical no es representativa de la sociedad y no tiene argumentos, tienden la mano para hablar de soluciones realistas con la fracción dialogante. Para las que no entran al juego, tienen listo su linchamiento. Aplastada la minoría, dejan
claro que no hay sitio para salir de los límites establecidos, por nuestro bien.  De esta manera unen ficticiamente, amparándose en discursos periodísticos, a una sociedad aislada, dividida y peleada por culpa del propio sistema con el malestar que este despierta. Una sociedad que se fragmenta y que en realidad está llena de minorías que protestan y pelean, pero que a cada momento mediático pertinente se aíslan unas de otras. Por eso el “somos estudiantes no delincuentes” es una súplica atemorizada de las clases medias que intentan evitar ser tratadas como saben que se trata a las más pobres: sin contemplaciones. En esta trampa caemos una y otra vez, por el problema que hemos comentado antes, porque no conseguimos definir esta identidad común de las distintas minorías. No conseguimos definir nuestras problemáticas frente a unas mismas causas: la ausencia de poder de la gente y la ausencia de comunidad real. Si entendiésemos que el problema radica en la incapacidad que tenemos para escoger como queremos vivir, así como la imposibilidad de establecer relaciones comunitarias y sinceras entre vecinas en este sistema, sabríamos que estas minorías: estudiantes, paradas, trabajadoras, somos una mayoría, una mayoría que podría luchar contra una minoría muy poderosa que monopoliza la violencia y la información, gestionando así nuestra miseria y su riqueza (Terra Cremada nº 1 –Barcelona, 03-2010).

¿Qué significa todo eso? ¿Qué importancia tiene alegar que “no somos delincuentes” o que “no somos terroristas” para legitimar nuestras protestas? ¿Qué sentido tiene decir que nos tratan “como delincuentes” o “como terroristas” cuando sufrimos en nuestras carnes la represión, el abuso de poder o la violencia policial?  Tragando el discurso oficial bendecimos la demonización de quienes están a nuestro lado. Pronunciando esos “lemas mágicos” nos apartamos de las personas que, siendo nuestras iguales, han sido criminalizadas antes que nosotras. “¡A mí no me peguéis, no me detengáis, no me reprimáis como habéis hecho con quienes que ya llevan colgada la etiqueta de “terrorista” y/o “delincuente!” “¡Me parece bien que lo hagáis con ellas, callaré si es necesario, pero no os equivoquéis conmigo porque yo sí soy inocente!”.  Cada etiqueta lleva implícita su contraria: decir “yo no lo soy” es dar nuestra bendición al estado para señalar quién “sí lo es”. Y así, a menudo involuntariamente, colaboramos con esa lógica represiva dando por válido su poder para señalar arbitrariamente al chivo expiatorio, siempre entre los grupos más perjudicados por el empobrecimiento, el saqueo, la exclusión, la marginación. Siempre entre pobres o entre disidentes políticos.  Siempre contra quien no puede o no quiere participar de este orden injusto, criminal, que acumula riqueza produciendo pobreza. Esa es la mayor de las violencias cotidianas: una violencia estructural que reparte sufrimiento y muerte (física y social).  Olvidándolo caemos en el macabro juego de “dividir y vencer” al que tan bien juegan los poderosos. Olvidándolo nos convertimos en sus cómplices. Olvidándolo pasamos por alto distinciones como la que separa las categorías de presos “comunes” y presos “políticos”. No podemos aceptar que nadie sea víctima de un sistema que solo sabe tapar los problemas mediante la violencia de la cárceles y todo su entramado represivo.  Estamos hablando de problemas con causas políticas cuyas soluciones han de ser políticas. Y esas soluciones solo pasan por nosotras, porque solo el pueblo defiende al pueblo. Si la maquinaria de criminalizar y reprimir se refuerza es porque cada vez somos menos las personas que nos creemos sus montajes. No demos ni un paso atrás.  Por eso acabamos citando (y suscribiendo) otro texto publicado por ASAPA en 2013:

Unos matan por miles y les llaman “honorables estadistas”. Otros roban por millones y les llaman “base de la economía”. Otros especulan provocando la mayor hambruna del siglo XXI y les llaman “mercados”. Otros arruinan arbitrariamente la vida de poblaciones enteras y les llaman “corporaciones”. Así hasta el infinito. Desde 2009,  los delitos que más han aumentado en el Estado español han sido la evasión fiscal y otras aberraciones a gran escala, pero los “delincuentes” siguen siendo otros, los “delincuentes fracasados”, precisamente aquellos cuyos “delitos” no han aumentado
desde el comienzo de esa macro-estafa rebautizada como “crisis”. En proporción inversa e impecable, cuanto más pobre es el infractor más duro es su castigo. No importa si sus actos son ridículamente menores a los de los “grandes delincuentes”. 

[…] Somos personas. Todos y todas somos, de uno u otro modo, en una u otra posición de este “orden” injusto, víctimas de la misma agresión criminal. O mejor aún: no SOMOS, sino que ESTAMOS. ¿Dónde estamos? ¿De qué lado estamos? ¿Con quién y para quién estamos? ¿Por qué? Esas son las preguntas que debemos aclarar y las respuestas por las que debemos luchar, ¿no es cierto?

 Pues si lo es, por favor, no nos volvamos a permitir semejante falta de respeto a nosotras mismas, a las que estábamos en el mismo sitio y debemos seguir peleando.  Aquí no sobra nadie, solo quienes imponen y quienes se benefician de este sistema miserable. Terrorismo es no llegar a fin de mes, no lo que nos vende el ministro en nombre de SU democracia. No caigamos en su trampa. No nos convirtamos en nuestros propios enemigos. Con todo el respeto, aprecio y solidaridad que nos merecemos

Grupo DerechosCiviles15M Zaragoza – diciembre de 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *