Por qué exigimos disolver la UAPO II Otros ejemplos de lo que jamás debería repetirse

Anexo
[fuentes: Informes anuales de SOS Racismo y Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura]

agosto-2014 – B.L., hombre saharaui, se encontraba esperando en el coche a su mujer y su hija, correctamente aparcado, cuando una furgoneta de la policía local (UAPO) pasó cerca y, al verlo retrocedió y bajó un policía. El policía le pide los documentos del coche y B.L. se los entrega. El policía vuelve al furgón policial y vuelve con un grupo de policías. Le preguntan qué es lo que está esperando ahí y él responde que a su familia, que estaba en una vivienda de la calle. No obstante, le hacen bajar del coche, lo ponen detrás del vehículo y le piden que vacíe los bolsillos. Le fuerzan los brazos. Él les pide que lo dejen. Otros dos policías le registran el coche. Él pregunta por qué, pues no ha opuesto resistencia. Le ponen las rodillas en la espalda. Él les pregunta si ya es cuestión de racismo. En ese momento aparece su mujer y sus hijos, se les acerca la policía y no les dejan acercarse a B.L. Los policías empiezan a cuestionar que estuviera esperando a su familia, le dicen que les está mintiendo y que dónde está el amigo al que está esperando. Le intentan obligar a decir que está esperando a “un amigo” y no a su familia. Sus hijos y algunos vecinos presencian el suceso. Finalmente él pide el número de placa del primero de los policías y les dice que los va a denunciar, pero le da miedo hacerlo y a los días recibe una sanción administrativa de 302 euros por alteración del orden público. Caso en proceso de recurso (fuente: SOS Racismo).

marzo-2014 – El 4 de marzo, M.N., senegalés, camina por la calle con una bolsa pequeña en la que lleva ropa para su familia. Se cruza con dos agentes de la policía local que le paran, le cogen la bolsa y se la requisan sin abrirla. Ante esta situación y tras preguntar por qué le han requisado la bolsa sin obtener respuesta, exige un justificante y los agentes se niegan a dárselo. M.N. sigue insistiendo en su derecho a que, al menos, le den un justificante de que le han requisado sus pertenencias. Ante su insistencia, la respuesta recibida es que le detienen y le ponen los grilletes. Durante la detención los agentes no le informan del motivo de la misma y aparecen varios coches de la policía local, UAPO y policía de paisano. Denuncia que el único motivo por el que le pararon son sus rasgos físicos, que solo paran a los subsaharianos. Hay dos testigos de los hechos, otro ciudadano senegalés y un español, pero le da miedo denunciar [nota: a partir de aquí, SOS Racismo decide recopilar datos durante un año para denunciar los hechos ante el Justicia de Aragón y pedir una reunión con el concejal responsable de la policía].

mayo-2013 – Dos jóvenes senegaleses fueron agredidos por 2 agentes de la Unidad de Apoyo Operativo de la Policía Local (UAPO) y miembros de la Policía Nacional en Zaragoza, el 25 de mayo de 2013. Según la denuncia presentada, los jóvenes estaban paseando junto a otros amigos cuando se les acercaron dos agentes de paisano que debieron confundirles con “manteros” y, sin mediar palabra, les inmovilizaron. Inmediatamente llegaron al lugar agentes de los UAPO y Policía Nacional que, sin pedirles la documentación ni darles ninguna explicación, le propinaron puñetazos y patadas, siendo detenidos (fuente: La tortura en el estado español, Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura, 2014: 80).

abril-2012 – Cuatro jóvenes presentaron denuncia por hechos acontecidos hacia las 2:15 de la mañana, cuando encontrándose con más amigos en un local alquilado en el barrio de las Delicias de Zaragoza, apareció una dotación de la policía local al parecer por una denuncia debido al ruido. Como consecuencia de la actitud provocadora mantenida por los agentes, y haber sufrido un manotazo por parte de uno de ellos, una de las denunciantes solicita el nº de identificación de los agentes en cuestión, y ante la negativa por parte de los agentes y la consecuente insistencia en la solicitud, acaba recibiendo empujones y un porrazo a la altura del codo. A su amigo O., que estaba grabando lo sucedido con su teléfono móvil, le quita un agente el mismo; acaban localizándolo bajo un coche en una calle próxima, con los vídeos borrados (fuente: CPDT, 2013: 66-7).

febrero-2012 – Sobre las 3:30 el denunciante, joven de nacionalidad francesa, se encontraba en un calle céntrica de Zaragoza junto a un amigo fumando tabaco sentados en el suelo, cuando aparece una furgoneta policial de la que descienden 4 agentes. Se dirigen bruscamente contra el joven, inmovilizándole primero contra la pared, luego contra el suelo, y después nuevamente contra la pared. Recibió pisotones, golpes en la cabeza, y un porrazo en el estómago que le hizo caer al suelo tras preguntar a los agentes a qué se debía ese cacheo y esa actitud. En el parte médico resultante de la agresión se refieren “policontusiones”. El Juzgado de Instrucción nº 7 conoció del asunto en el Juicio de Faltas 69/201 (CPDT, 2012: 153).

octubre-2011 – Un hombre que se encontraba escuchando música en su casa, junto a su compañero de piso, se encontró con que la Policía Local se personaba en su casa como consecuencia de la llamada de un vecino, que protestaba por el ruido. Cuando los agentes le requieren la identificación, él la presenta y tras replicar que simplemente está escuchando música en su casa, un policía, que va de paisano, le da tres golpes en el pecho, a lo que el denunciante replica que no va a hablar más con él, que no le trate así. Este mismo agente le saca de su casa cogiéndole de la cabeza y tirándole al suelo en el rellano, donde recibe repetidos puñetazos y patadas. El agredido presentó denuncia judicial por estos hechos, aportando parte de lesiones. Por su parte, los agentes le denunciaron a él por atentado (CPDT, 2012: 154).

agosto-2011 – J.R.A.B., hombre, mientras iba por la calle le recriminó a un empleado del servicio de recogida de basuras que estuviera retirando de la vía pública unos carteles que protestaban contra el despido de un trabajador de ese mismo servicio. En esos momentos aparecieron varios coches de la Policía Local y los agentes procedieron a identificar a J.R., quien les muestra su sorpresa por semejante dispositivo y les recrimina prácticas policiales muy comunes en ese barrio de Zaragoza (el de la Magdalena) de identificación a personas por motivo de su raza y de su aspecto físico. A los pocos minutos los agentes de la Policía Local le pararon mientras movía su motocicleta a una calle próxima y le hicieron un control de alcoholemia, en el que dio positivo. Entonces fue detenido, golpeado en la cabeza al entrar en el coche policial, y una vez en comisaría recibió patadas y golpes que le ocasionan hematomas, equimosis en región frontal derecha y equimosis extensos en la espalda, tal y como refleja el parte de lesiones del Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Presentó denuncia por estos hechos y fue, así mismo, denunciado por los agentes. Se celebró juicio en el Juzgado de lo Penal nº1 de Zaragoza en septiembre de 2011, en el que J.R. resultó condenado por delito de resistencia y 2 faltas de lesiones (CPDT, 2012: 132).

septiembre-2010 – Varios agentes de la UAPO de la Policía Local de Zaragoza, agredieron a dos jóvenes cuando se dirigían su domicilio y detuvo a uno de ellos. Según su denuncia, la agresión se produjo después de que los agentes practicaran una identificación en la madrugada del 9 de mayo. Al considerar abusiva la actuación policial, los dos jóvenes manifestaron su desacuerdo con lo que estaba ocurriendo, siendo agredidos en ese momento. Como consecuencia de las lesiones sufrieron hematomas en pecho, erosiones en una rodilla, y contusiones en ambas piernas. Uno de ellos sufrió, además, una fractura de hueso carpiano de la mano derecha. El Juzgado de Instrucción nº 3 de Zaragoza investiga esta agresión (CPDT, 2011: 53).

septiembre-2009 – H.M. y G.A. denunciaron haber sido agredidos, en la madrugada del 13 de septiembre, por varios agentes de la Unidad de Apoyo Operativo (UAPO) de la Policía Local de Zaragoza. Según su denuncia, la agresión se produjo después de una discusión entre varias personas cuando los agentes se acercaron y tras un intercambio de palabras, agredieron a H.M. y G.A. quienes, posteriormente, acudieron al Hospital Clínico donde fueron asistidos de las lesiones sufridas (CPDT, 2010: 82-3).

marzo-2009 – R.A.S.S., ciudadano dominicano, denunció haber sido agredido por cuatro agentes de la Policía Local de Zaragoza, en la madrugada del 21 de marzo. Según su denuncia, la agresión se produjo cuando estaba discutiendo en la calle con su pareja. Los agentes iban de paisano y no se identificaron hasta que procedieron a su detención por atentado y lesiones. Igualmente afirma que tuvo que ser asistido en dos hospitales para ser atendido de las lesiones sufridas (CPDT, 2010: 43-4).

marzo-2009 – E.M. estaba en el portal de su casa con una caja cuando dos agentes de la policía local le preguntaron qué llevaba en la caja y la abrieron. Explicó que eran alimentos que les daba Cruz Roja a través de la Asociación Senegalesa, y por ello no tenía recibo. Uno de los agentes fue hacia el coche y se le oyó decir “negro de mierda”, por lo que E.M. le dijo que no insultara señalándole con el dedo. El agente le dijo que o dejaba de señalarle “o te parto la cara en dos”. Más tarde, E.M. volvió a salir de casa y se topó con el agente vestido de paisano, que comenzó a amenazarle y provocarle. Aparecieron tres coches de la policía local y bajó un agente que le llamó “negro de mierda” y le amenazó con llevarle al juzgado. E.M. le pidió su número de identificación, a lo que el agente se negó. E.M. presentó denuncia por insultos y amenazas (SOS Racismo, 2010).

2009 – J.A.G.G. denunció haber sido agredido por un agente de la Policía Local de Zaragoza, cuando estaba esposado, después de ser detenido por un incidente de tráfico. En octubre de 2009, la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza condenó al agente al pago de una multa de 480 euros como responsable de una falta de lesiones. Según la sentencia, el agente condenado “para evitar lesiones y que éste se fugase puso las manos contra el acusado”. El agente “actuó de forma gravemente imprudente”, concluye el tribunal, ya que el detenido estaba “esposado con las manos hacia atrás” y él “no se encontraba solo, sino que tenía también a un compañero para auxiliarle” (CPDT, 2010: 98).

El Grupo de Derechos Civiles 15M Zaragoza tiene previsto organizar una Charla titulada Tortura y Criminalización contra Derechos Humanos, el próximo 16 de Diciembre, a las 19 h. en la Sala Principal del Colegio de Abogadxs de Zaragoza (Jaime I, nº 18) en la que contaremos con un miembro de la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura (CPDT) que nos explicará con detalle el citado Informe presentado el pasado día 4 de Diciembre.  En la misma charla, se hará un análisis de la represión de la protesta en los últimos 4 años, expuesto por una miembro del Grupo de Apoyo Comunitario, Legal Sol de Madrid y desde Zaragoza presentaremos nuestra Campaña por la Disolución de la UAPO que ya adelantábamos aquí: http://derechosciviles15mzgz.net/2015/11/por-que-exigimos-disolver-la-uapo.html y que completamos con este nuevo post.

12 comentarios en “Por qué exigimos disolver la UAPO II Otros ejemplos de lo que jamás debería repetirse

  1. La policía local d Zaragoza m da miedo.son corruptos y manipuladores.racistas y senofobos.
    Nunca voy a volver a esa ciudad.es como si Franco aún viviese allí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *