Sobre la muerte de un joven en la Comisaría de Ranillas

índice

Hace unos días se difundió la muerte de un joven de 33 años en la Comisaría de Ranillas.  Desde el primer momento se ha explicado la muerte como resultado de causas naturales, sin más datos oficiales hasta el momento.  Muchos medios han informado también del historial delictivo del joven.

La familia ha presentado la correspondiente denuncia y la Asociación Libre de Abogados y Abogadas de Zaragoza, se ha personado en la causa como acusación popular.  Desde Derechos Civiles, apoyamos a la familia en las iniciativas que pueda tomar y exigimos que se haga justicia auténtica en este caso.  Pensamos que, como mínimo, ha existido dejadez y abandono por parte del Estado, representado en la Policía Nacional de la Comisaría de Ranillas, en su obligación de responsabilizarse de la salud de las personas detenidas y que están bajo su cuidado.  Por otro lado, la versión oficial genera múltiples dudas en cuanto al trato real recibido por la persona fallecida que deben aclararse por completo. Durante la detención, el fallecido fue trasladado a distintos centros hospitalarios, sin saber las causas ni el tratamiento recibido; después, ya en la celda fue encontrado muerto.  La propia versión oficial habla de muchas horas de detención, cuando podría haber sido trasladado al Juzgado mucho antes

La vida anterior de esta persona, no justifica ningún maltrato por parte de la Policía ni mucho menos, dejarlo morir sin la atención necesaria.  Lo que se ha llamado su historial delictivo no deja de ser la demostración del fracaso del sistema a la hora de conseguir que todas las personas podamos vivir con dignidad.  Esta persona, Miguel Ángel, pagó con su vida la injusticia de un Estado que no se cree ni sus propias normas al no respetar los derechos de las personas, en este caso, en una situación de detención que ha podido permitir un nuevo caso de abuso policial, con el trágico resultado de su muerte, con el correspondiente sufrimiento añadido para sus familiares y amigos.  Queremos que, en esta ocasión, esta muerte no quede impune y por ello, vamos a llevar un seguimiento detallado del caso para exigir que se haga justicia.