No más represión, no más expulsiones, no a la Ley de Extranjería. Recuperemos nuestros derechos.

Los colectivos y organizaciones abajo firmantes expresamos nuestro rechazo a las actuaciones de la Policía Local y Nacional, el pasado Sábado 10 de Marzo, en el Paseo
de la Independenc ia, nº 4, frente a la Tienda Berskha. Dicha actuación finalizó de lasiguiente manera:
1. Inicio de un procedimiento de expulsión contra Sada Ndiaye, vecino de Zaragoza,
senegalés y a la búsqueda de construir un futuro en nuestra ciudad.
2. Internamiento en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche Madrid de
Tahibou Ndiop, a la espera de su expulsión definitiva, a pesar de residir en
Zaragoza desde hace 11 años y contar con una amplia red social en el barrio de El
Gancho, en el que está comprometido en espacios de gestión social y comunitaria
para mejorar y enriquecer las condiciones de vida del barrio.
3. Agresión a Mamadou Thiongane por parte de la Policía Local, en el momento de
ser detenido cuando intentaba ejercer la venta ambulante en el Paseo de la
Independencia. En este momento es su medio de supervivencia. El Policía lo ha
denunciado tambien por lo mismo y el vigilante de la tienda Berksha declaró en el
atestado policial haber sido amenazado por Mamadou.

Rechazamos estas actuaciones porque muestran el racismo y afán represivo por parte de las fuerzas de seguridad contra las personas que intentan sobrevivir mediante la venta ambulante, como es el caso de Mamadou, sin que exista otra solución para estecolectivo,  por parte del Estado, que no sea el acoso, la violencia, la cárcel o la expulsión.  En el caso de Sada y Tahibou, las intervenciones realizadas contra ellos, formanparte de  una política represiva, incapaz de reconocer los derechos de todas las personas sea cual sea su raza y condición, dedicada a “resolver” conflictos sociales que requierende más justicia social y no simples intervenciones policiales, en las que el abuso contra el más débil es uso y costumbre habitual. Además, estas intervenciones proceden de unas identificaciones hechas por perfil étnico, es el color de la piel el elemento determinante que ha hecho a la Policía Nacional buscar a esas personas. El ordenamiento jurídico español prohíbe las identificaciones discriminatorias.
El internamiento en un CIES y las expulsiones completan el muestrario de abusos y violencias con las que el Estado Español recibe a las personas inmigrantes que llegan a nuestro país buscando construir una nueva vida. La existencia de los CIE viola los derechos y libertades fundamentales de centenares de personas en el Estado español, la Unión Europea y los países de tránsito. Es injusto que a las personas migrantes puedan pararlas, detenerlas y enviarlas a un CIES, para después expulsarlas, sin tener en cuenta derechos fundamentales de las personas.

Queremos a Mamadou, Sada y Tahibou, libres y en casa.

 

Grupo Derechos Civiles 15M Zaragoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *