Sólo tengo un derecho: el de exigir del otro respeto humano (Frantz Fanon).  Y con ese derecho debería ser suficiente, pues resume lo que estamos obligados a defender, de igual...