Arainfo publicó ayer la denuncia pública de una persona multada, supuestamente por saltarse el confinamiento. Ya es el enésimo caso de desproporción, abuso y maltrato humano. Ha sucedido aquí, en Zaragoza y lo cuenta perfectamente la propia afectada: https://arainfo.org/hoy-me-toco-a-mi-sufrir-el-virus-de-las-multas/

Hoy he entendido el porqué de que Aragón sea la comunidad que acumula más apercibimientos de todo el Estado y especialmente concentrados en Zaragoza. Hoy volvía de hacer unas gestiones en en un banco, concretamente un traslado de fondos de una cuenta a mi nombre a otra a mi nombre también, el caso es que no te dan recibo y no se me ha ocurrido pedir justificante.

A la salida he hecho una compra en el súper más cercano a la entidad y he cogido el bus para volver a mi confinamiento. En mi parada había varios coches de la Policía local entrando en los buses para pedir justificantes a los ciudadanos.

Yo les he explicado mi causa para ir en el bus mostrando un mensaje de móvil en el que la entidad bancaria me ha enviado una clave para operar desde casa para así evitar futuras visitas. El agente con nada de educación y mucha prepotencia me ha dicho que eso no servía como justificante.

A una mujer musulmana la han tratado mucho peor pese a que llevaban un ticket de un super que vende alimentos Halal y el más cercano a su domicilio no. Mismo proceso con siete de las ocho personas, que nos hemos ido con nuestro apercibimiento.

El colmo ha sido un ciudadano, que llevaba su justificante de trabajo, y ha cometido la osadía de pedir que le hicieran un escrito para explicar que llegaría tarde a su puesto de trabajo, la respuesta ha sido que ese no era su problema.

Prepotencia, grosería y racismo es lo que hemos sufrido ocho ciudadanos que hemos utilizado el transporte público. Todas y todos teníamos razones para estar en el autobus, pero nuestra palabra no tiene valor.

Yo lo tengo fácil para recurrir la multa, el banco me ha mandado por email un justificante pero la mujer musulmana apenas hablaba el idioma, también había una chica trabajadora ilegal que quizá tenga que pagar 601€ de sanción.

Esto es una alerta sanitaria no un arresto domiciliario. Que no se tenga en cuenta la palabra de la gente demuestra que nos están tratando como incapaces que deben ser tuteladas y no como adultos con sentido común. A eso añadir chulería, prepotencia y machismo y así sí que salen las cuentas…

Pd: No vayáis en bus

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad