No somos tontos… ¡Vamos a tocarles los huevos! Fiesta Musical con humor.

Ya tiene cartel, con la fecha y la hora de la fiesta 
contra la sanción impuesta al perroflauta motorizado. Viernes, 13 de
diciembre, 20 horas
. El lugar, ya autorizado, es el Centro Cívico de La
Almozara
, aunque no aparezca en el cartel. Colabora mucha gente y la
cosa aún no está cerrada. Joaquín Carbonell es el alma mater de la
fiesta. Es
increíble su fuerza y su rapidez en ir organizando todo.  
La sanción a la que se refiere es la que contábamos aquí: 
 La notificación de la sanción no fue recurrida por Antonio formalmente, aunque presentó un alegato filosófico-político en el que explicaba sus ideas y sus motivaciones fundamentales.  
Del Blog de Antonio Aramayona La utopía es necesaria:
 Antonio Machado, enfundado en una bufanda gris
que le llega hasta los ojos y la punta de las orejas, me enseña una hoja de
papel donde está escrito: ”Antes de
escribir un poema -decía Mairena a sus alumnos- conviene imaginar el poeta
capaz de escribirlo. Terminada nuestra labor, podemos conservar el poeta con su
poema, o prescindir del poeta y publicar el poema: o bien tirar el poema al
cesto de los papeles y quedarnos con el poeta, o, por último, quedarnos sin
ninguno de los dos, conservando siempre al hombre imaginativo para nuevas
experiencias poéticas.
Estas
palabras, y algunas más que añadía Mairena, publicadas en un periódico de la
época, sentaron muy mal a los poetas, que debían ser muchos en aquel entonces,
a calcular por el número de piedras que le cayeron encima al modesto profesor
de Retórica
”.
“Tiene su gracia y se le puede sacar
mucha punta”, comento.
Federico Engels se pone al otro lado de
mi silla motorizada y exclama:
“Cámbiese en ese párrafo poeta por político y poema por programa político,
y el resultado es el siguiente:
Antes
de escribir un programa político -decía Mairena
a sus alumnos- conviene imaginar el político
capaz de escribirlo. Terminada nuestra labor, podemos conservar el político con su programa
político, o prescindir del político y
publicar el programa político; o bien tirar el programa político al cesto de los papeles y quedarnos
con el político, o, por último, quedarnos sin
ninguno de los dos, conservando siempre al hombre imaginativo para nuevas
experiencias políticas.
Estas
palabras, y algunas más que añadía Mairena, publicadas en un periódico de la
época, sentaron muy mal a los políticos, que
debían ser muchos en aquel entonces, a calcular por el número de piedras que le
cayeron encima al modesto profesor de Retórica
”.
“¿Cuál te gusta más, Antonio?”, me
pregunta, más bien por incordiar, Bob Dylan.
“A los dos, Dylan, a los dos…”

Entretanto, La Consejera Serrat trata de
mentir lo menos posible hoy en su comparecencia en la Comisión de Hacienda y Presupuesto en las Cortes de
Aragón esta mañana.
16,30 horas. 2º y niebla. Mañana, más.
Hasta mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.