Marcha contra los grilletes. No a la Ley Mordaza, por nuestros derechos y libertades.

En una nueva iniciativa contra la Ley Mordaza, las Marchas por la Dignidad convocan para el próximo 25 de Enero una Marcha contra los Grilletes, a la que  invitamos a participar a todo el mundo.
En Huesca, #25E Protesta no a la  : a las 12h, Pza. Cervantes  
En Monzón, a las 12 h., en la Plaza del Conservatorio.
En Teruel, el Sábado 24 de Enero, a las 12 h., en la Plaza del Torico.

http://www.nosomosdelito.net/article/2015/01/16/el-25-e-salimos-la-calle-contra-la-represion-de-las-leyes-mordaza

El 25 de enero las Marchas de la Dignidad
llaman a todo el Estado a manifestarse contra la represión de las Leyes
Mordaza, la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana y Código penal.

En la Asamblea Estatal del 13 de diciembre las Marchas de la Dignidad acordaron apoyar la campaña contra Ley Mordaza de la plataforma No Somos Delito y otras campañas contra la ley, lanzando una convocatoria de acciones descentralizadas para el 25 de enero dentro del calendario de acciones y movilizaciones para 2015 de las Marchas de la Dignidad. 
Hasta
el momento hay confirmadas movilizaciones en más de 10 ciudades:
Zaragoza, Huesca, Teruel, Monzón, Jerez, Albacete, Córdoba, Murcia, Cuenca, Madrid, Barcelona,
León, Ponferrada y Albacete.  

La Ley Mordaza puede entrar en vigor pronto.  La lucha contra el llamado
yihadismo vuelve a dar a los Gobiernos y Estados la coartada perfecta
para las reformas legislativas en las que lo que menos importa es la
defensa de la libertad de expresión o la protección de las personas.  Se
sigue buscando la legalización de cualquier actuacion, de forma impune
que, en momentos, de máximo conflicto permita mantener el orden corrupto
en el que vivimos.  Por tanto, participar en movilizaciones como ésta,
se hace más necesario que nunca para generar formas de apoyo social que
nos protejan y nos den fuerza ante las agresiones de un Gobierno que ya
ha perdido toda credibilidad.

Sufrimos un
endurecimiento represivo en el que la norma es tratar a quienes se
manifiestan o disienten a palos, con cargas, identificaciones, multas,
detenciones e incluso con peticiones de gravísimas penas de prisión como
a Alfon, a los anarquistas secuestrados el pasado 17 de diciembre o a
un sinfín de sindicalistas. Esto responde a una falta de tradición
democrática en la que el respeto a los ciudadanos y ciudadanas no
existe. En lugar de servir al pueblo, de atenderlo o escuchar sus
demandas, se le considera enemigo potencial, un sospechoso al que hay
que abatir.
En el tercer
Estado con menos delincuencia de Europa, que tiene más prisiones que
hospitales, quieren llenar sus cárceles de disidentes, de dignos
compañeros y compañeras de lucha.
Para
justificar el endurecimiento de medidas represivas, que sucede ya a
nivel europeo, no dudan en utilizar incluso el reciente atentado en la
revista Charlie Hebdo. En París hemos visto a todos los líderes europeos
pretender erigirse en paladines de la libertad de expresión y los
valores democráticos mientras que, excusados en la lucha antiterrorista,
aprueban leyes que convierten en terrorista a cualquier ciudadano.
Liquidar libertades y convertir derechos fundamentales en delitos, es lo que estas reformas pretenden institucionalizar.
Con ello, el régimen da cobertura legal a la represión ya en marcha y
garantiza la seguridad al bloque dominante: corruptos, especuladores,
explotadores… La Ley de Seguridad Ciudadana y la Reforma Penal son en
realidad leyes para la seguridad del régimen.
Estas leyes son una mordaza a las protestas sociales, con
la Ley de Seguridad Ciudadana los escraches, las manifestaciones no
comunicadas, el uso de imágenes de la policia o las ocupaciones de
entidades públicas o privadas como forma de protesta, serán objeto de
multas desorbitadas.
Asimismo,
la Reforma Penal que convierte las faltas en delito castigará con penas
de cárcel o antecedentes penales conductas propias de la protesta
social
como la resistencia pasiva, obstaculizar un desahucio o
una detención, o difundir consignas que animen al desorden público. Se
criminaliza a colectivos que no suponen un peligro para la sociedad,
como activistas, inmigrantes y personas sin recursos, y sin embargo no
se endurece el castigo contra la corrupción ni contra otros delitos
cometidos sólo por quien maneja grandes cantidades dinero.
Con la Ley
Mordaza las conductas que ahora se resuelven ante un juez por la vía
penal, lo que te garantiza una serie de derechos a la hora de defenderte
de las acusaciones de la policía, serán sancionadas por la propia
policía bajo el dictado del gobierno del régimen. Adiós a la separación
de poderes. La Ley Mordaza, además pretende dar cobertura legal a las
llamadas “devoluciones en caliente” contrarias al derecho internacional
de asilo.
La respuesta
popular ante esta flagrante vulneración de derechos fundamentales, pasa
por la firmeza ideológica, por desafiar al régimen monárquico, conocer
nuestros derechos y que el movimiento popular no retroceda. Pasa por no
caer en sus trampas de criminalización y por saber, de forma clara, que
estas leyes están pensadas para proteger a los Urdangarines y las
infantas, a los de los sobres y las tarjetas black, a los empresarios
que llenan esos sobres, a los de los viajes a Canarias a costa de todos
nosotros y nosotras, a las que hacen recortes criminales en sanidad y
asesinan mascotas mientras esconden coches de lujo invisibles en el
garaje.
Pero juntos
vamos a combatir su represión, sus leyes mordaza, su condena a pagar la
deuda y cada uno de sus ataques a los ciudadanos y ciudadanas. Vamos a
seguir defendiendo nuestros lemas: PAN, TRABAJO, TECHO Y DIGNIDAD.

Somos la resistencia democrática y decimos que ¡NO PASARÁN!

CONTRA LA REPRESIÓN.
¡No a la Ley Mordaza y no a la Reforma Penal!


Por nuestra parte, estamos trabajando con otras gentes en una Campaña destinada a difundir
las consecuencias de la Ley Mordaza y sensibilizar acerca de sus
efectos sobre los derechos de las personas.  Queremos crear un sentido de
pertenencia y afinidad hacia un rechazo a la represión y la defensa de los
derechos humanos. “Multa o cárcel” será la afirmación que pondrá de manifiesto la forma en que este Gobierno pretende acabar con los derechos de las personas.  Próximamente recibiréis información sobre la misma. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *